No podrás creer estos hábitos de apareamiento en animales

El enorme abanico de prácticas sexuales llevadas a cabo por las distintas especies animales pone de manifiesto que el Kama Sutra es un libro más bien aburrido, sobre todo si atendemos al tabú con el que hemos abordado a menudo los temas sexuales humanos. Basta con echar un vistazo a cualquier método de cópula para empezar a pensar que estamos ante una novela de ciencia ficción. Echa un vistazo a 3 de los hábitos más extraños de apareamientos de animales:

Mantis religiosa:

Foto: Josch13 - Pixabay.com
Foto: Josch13 – Pixabay.com

En las mantis, después del acto sexual, ¡la hembra suele decapitar al macho! Los movimientos copulatorios están controlados por unos nervios que se encuentran en el último ganglio abdominal. Estos movimientos están normalmente controlados por centros inhibidores situados en el ganglio subesofágico (cerca de la cabeza). Cuando la hembra devora la cabeza de su pareja, ya no hay nada ya que inhiba los movimientos copulatorios. Lo que queda del macho se convierte en una máquina del sexo. Intentará copular con todo lo que se le ponga por delante que tenga un tamaño o forma vagamente aproximados al de la hembra.

Jirafas:

Foto: Sponchia - Pixabay.com
Foto: Sponchia – Pixabay.com

 Cuando un macho se encuentra con una hembra, seguirá un procedimiento conocido como la “fleshmen sequence” para ver si ella está en celo. Primero golpea las caderas de la hembra para que orine, entonces la hembra dará un traguito de la orina. Si le sabe bien al macho, empezará a cortejarla hasta que ella lo deje hacer algo.

Osos panda:

Foto: Paolo Trabattoni - Flickr.com
Foto: Paolo Trabattoni – Flickr.com

Los pandas normalmente son criados en cautiverio para que se reproduzcan. Tanto los pandas machos como hembras han demostrado poco interés en el sexo y esto causaba problemas a los cuidadores de los zoológicos ya que era un problema para que se pudieran reproducir, hasta que un día alguien del Chengdu Giant Panda Breeding and Research base en China, tuvo la brillante idea de enseñarle porno a los pandas.

Ahora, cuando los pandas llegan a la edad adulta, los cuidadores del zoo les enseñan vídeos eróticos de sexo entre pandas como parte de su ritual de iniciación.

Fuente: Frann WordPress

Comments

Dejar un comentario