Cómo un contacto NO sexual puede cambiar en segundos la vida de muchos

0
22
Imagen de Pixabay.com

Un simple contacto (no sexual) puede incrementar la  obediencia, las ganas de ayudar, la atracción y la señal de poder. Para desenvolvernos y relacionarnos en el mundo, nos enfocamos principalmente en el uso de nuestros ojos y oídos. El tacto es un sentido del cual nos olvidamos normalmente, pero es también vital en la manera en que entendemos y experimentamos en el mundo.

Incluso el contacto más ligero en la parte superior del brazo puede influenciar la manera en que pensamos. Para demostrártelo, he aquí cinco efectos psicológicos que muestran simplemente lo poderoso que puede ser un contacto NO sexual.

1. Tocar por dinero
Imagen de Freepik.es

Tocar a alguien en el momento apropiado puede motivar a otras personas a devolver un artículo perdido. En un experimento, los usuarios en una cabina telefónica que fueron tocados eran más propensos a devolver el centavo perdido del  experimentador.  Lo único que se hizo, no fue más que tocarlos ligeramente en el brazo. La gente incluso haría más que eso; hay personas que han dado propinas más generosas a camareras que han tocado a sus clientes.

2. Tocar por ayuda
Imagen Juanedc – Flickr.com

La gente también es más propensa a dar ayuda cuando las tocan. En un estudio, varios extraños que fueron tocados ligeramente en el brazo fueron más propensos a ayudar al experimentador a recoger las cosas que se le habían caído al suelo. El porcentaje de gente que ayudó aumentó de un 63% a un 90%.

3. Tocar para demostrar poder
Imagen de Newsland.com

Tocar transmite algo vital acerca de las relaciones de poder. Henley (1973) observó gente de una ciudad importante, que se dedicaban a sus quehaceres diarios. Las personas que tocaban a otros (frente a los que estaban siendo tocados) eran por lo general de un estatus más alto. En la mayoría de los casos, las personas que tienden a tocar a otros tienen un poder más alto en la sociedad (Summerhayes y Suchner, 1978).

4. Tocar para comunicarse
Imagen de Freepik.es

Tocar viene en distintas formas y puede comunicar un sinfín de emociones distintas. El simple hecho de lo mucho que se puede comunicar a través de un simple contacto es demostrado en un excelente estudio realizado por Hertenstein et al. (2006). Sólo con tocar en el antebrazo, los participantes de este estudio intentaron comunicar 12 emociones distintas a otra persona. El receptor, aun cuando no podía ver la persona que tocaba, o el tipo de contacto en sí, fueron bastante acertados al comunicar rabia, miedo, disgusto, amor, agradecimiento y lástima. La exactitud se extendió de un 48% a un 83%. Para ponerlo en contexto, esto es tan bueno como lo que podemos hacer cuando podemos ver la cara de alguien.

5. Masaje para matemáticas
Imagen de Freepik.es

De manera que, si se puede hacer todo eso con un ligero toque, ¡imagínate lo que se puede hacer con un masaje! Bueno, en un estudio se descubrió que puede impulsar tus habilidades matemáticas (Field, 1996). Comparado con un grupo de control, los participantes que recibieron masajes dos veces por semana durante cinco semanas no sólo se sentían más relajados sino que también les iba mejor en exámenes de matemáticas.

Una vez más, sé testigo del increíble poder que tiene el tocar.

Fuente: spring.org.uk

Dejar respuesta

Porfavor deja tu comentario
Please enter your name here