¿Por qué el tiempo pasa volando cuando la pasamos bien?

0
40
Imagen de pixabay.com

Hay pocas cosas que son más desesperantes que estar interminablemente pendientes del reloj, sobre todo cuando deseamos que el tiempo pase más rápido. Suele ser algo habitual en esos momentos en los que por diferentes razones estamos aburridos; es ahí cuando los minutos se transforman en horas para nosotros. Pero todo cambia cuando estamos sumergidos en alguna de nuestras aficiones o nos ponemos hablar con algún amigo, para que esas agujas del reloj aceleren y avancen sin control. Un estudio asegura que el cerebro tiene su propia interpretación del paso de los segundos, minutos y horas. Por lo visto, mientras más nos concentramos en la duración de una actividad cualquiera, es mayor la posibilidad que tendremos de percibir que el tiempo está transcurriendo realmente.

Si miramos con atención la teoría tradicional acerca de la percepción del tiempo, nos cuenta que todos tenemos un reloj interno encargado de establecer un ritmo circadiano; es el ciclo de 24 horas que nos rige y a su vez es afectado por factores externos como el amanecer o la puesta de sol. Este reloj también es responsable de regular el resto de características temporales a través de diferentes procesos químicos. Sin embargo, desde hace años se puede medir y analizar la actividad neuronal en el cerebro de forma más precisa y específica, todo esto según la actividad que se esté realizando, la manera en la que pensábamos que el cerebro procesaba esta información se ha visto transformada.

Algunos estudios escudan la idea de que el cerebro posee en realidad una variedad de relojes internos; es decir, podemos considerarlo como una red que trabaja conectada todas las áreas durante el tiempo; recientemente unos investigadores en Francia, revelaron que existen distintos circuitos cuya misión es la percepción del transcurso del tiempo y también son responsables de que nos olvidemos de éste.

Imagen de unsplash.com

El circuito del aburrimiento.

La directora de este estudio que fue llevado a cabo en el Laboratorio Francés de Neurobiología y Cognición, Jennifer Coull, ha encontrado un circuito que se activa cada vez que alguien se concentra en la duración del tiempo, siendo éste un síntoma común del aburrimiento. A través de resonancias magnéticas, la doctora Coull conjuntamente con su equipo, analizaron los distintos patrones de actividad cerebral, mientras las personas estaban concentradas en problemas o tareas específicas.

Los sujetos tenían que enfocarse en distintas imágenes. Un grupo de individuos debía centrar su atención en la duración de la proyección de la imagen, otro grupo tenía que concentrarse sólo en el color de la imagen y el último grupo debía concentrarse tanto en el color como en la duración de la proyección de la imagen. Luego de estudiar las reacciones cerebrales de los grupos, se reveló el “córtico estriatal”, un circuito que se activa cada vez que la persona se concentra en el transcurso del tiempo que permaneció activo de manera continua en el primer y en el tercer grupo.

La doctora Coull explica que

“Cuando estamos aburridos nos concentramos en el pasar del tiempo y activamos en el cerebro este circuito, que se encarga de darnos una versión más real del paso del tiempo. Por lo tanto, cuando estamos concentrados en otra actividad, nos olvidamos del tiempo y el circuito permanece apagado, por eso creemos que el tiempo pasa más rápido, porque no activamos el circuito encargado de mostrarnos el paso real de los minutos”.

El estudio también demostró que este “circuito del aburrimiento” está vinculado a su vez con el área de control motor y la región que nos prepara para la acción. Es probable que el cerebro mida y perciba el tiempo como pequeñas y grandes interrupciones entre nuestros movimientos, algo parecido cuando un músico marca el ritmo con el pie o cuando un atleta se prepara para entrar en acción tras el disparo de salida.

Si te gustó el artículo recuerda compartir!

Fuente: www.medciencia.com

Dejar respuesta

Porfavor deja tu comentario
Please enter your name here