¡Ya existe la solución para ser carnívoro sin tocar un solo animal, aprende cómo!

0
22
Imagen de unsplash.com

¿De verdad existe la carne de laboratorio? ¿Qué es el queso vegano? Soluciones alimentarias que se encuentran en camino.

Imagen de upsocl.com

Los evaluaciones que ha realizado la ONU señalan que para el año 2050, habrá en el mundo más de 9.500 millones de habitantes (ahora somos alrededor de 7.000 millones) y que para poder dar de comer a todos deberá ser necesario que se aumente la producción de los alimentos cerca de un 60%. Esto es un gran reto si se toma en cuenta que los recursos de la Tierra ya están sobreexplotados, además que la agricultura y la ganadería intensiva son del todo insostenibles; y lo que hacen es agravar más el problema climático y generar otros deterioros medioambientales. Entonces la pregunta es ¿qué podemos hacer? Si tenemos en cuenta que para poder generar alimentos se genera un alto costo debido a que lleva consigo un alto dispendio de agua y energía, el objetivo debe ser encontrar una manera de producir utilizando menos recursos.

Producir carne ‘in vitro’
Imagen de unsplash.com

La especie humana ha demostrado a través de la historia que las ideas no se nos acaban; entonces ¿qué tal suena la idea de fabricar productos animales sin la necesidad de criarlos o sacrificarlos? Hay una empresa estadounidense llamada Modern Meadow, que está trabajando en lo que se llama “fabricación de carne sin muerte” ó “carne cultivada”, es decir; trabajan en la carne “in vitro”, en un laboratorio a partir de tejidos animales. Esta parece ser una iniciativa bastante buena, sobre todo si tomamos en cuenta los números de la ganadería del siglo XXI según la FAO. Donde hay que resaltar tres datos, el primero es que cada año cerca de 60.000 millones de animales son criados para abastecer el consumo de carne, leche y huevos. En segundo lugar, el ganado produce el 18% de las emisiones de CO2 del mundo; y en tercer lugar; la ganadería es responsable de la mayor parte del uso mundial de tierras, es decir; más de un 30% de la superficie terrestre libre de hielo se destina a alimentar a esa inmensa cantidad de animales.

Imagen de unsplash.com

El neerlandés Willem van Eelen, quien falleció el año pasado, dedicó gran parte de sus 91 años en mejorar el consorcio In Vitro Meat, desde que el profesor de la Universidad de Maastricht, Mak Post, quien fuera su mano derecha, lograra la primera hamburguesa in vitro en el 2013. ¿Dificultades? El costo; y es que esa “special burguer” tuvo un costo de 240.000 euros. En pocos años puede que sea comercializada a un precio más asequible. Por el momento, el descenso en su costo ha sido favorable, ya que hoy en día el kilo de esta carne cultivada ronda los 57 euros.

Hay también otras iniciativas que intentan producir “productos animales sin animales”. Impossible foods, una compañía californiana, ya vende hamburguesas vegetales y auténtico queso vegano. Por su parte, Start up, Muufri, trabaja en sintetizar proteínas de leche  partiendo de levaduras en las que implantan series de ADN de origen bovino. A este implante también le añaden grasas procedentes de verduras, además de minerales y azúcares, y es así como se consigue una leche 100% vegetal con sabor y textura de vaca. Si todo esto le atrae y quiere estar al tanto de todo lo que se “cocina” acerca de cómo producir carne sin ganado, la web de Future Food, centraliza toda la información al respecto.

Plantar granjas en las urbes

En el seno de las grandes ciudades también se pueden generar soluciones. El estadounidense Dickson Despommier, microbiólogo, ecólogo y profesor emérito de la Universidad de Columbia, está consciente de que en el año 2050, cerca del 80% de la población mundial ocupará las ciudades, por eso aboga por convertir las metrópolis en un “equivalente funcional urbano de ecosistema natural”. Según el profesor, esto sería posible creando granjas verticales urbanas en formas de edificios enteros que serían destinados a la fabricación de alimentos, sobre todo vegetales, pero también incluirían carne originaria de aves y peces. Estos centros de producción alimenticia, estarían dotados de tecnologías punteras para garantizar la energía que sería consumida, sería proveniente de fuentes renovables y el gasto de agua, saldría del aprovechamiento de la lluvia y de las aguas grises (las que resultan del uso doméstico). Estos son unos procedimientos costosos, pero ya existen planes de varias compañías en las que se encuentran Plantagon de Suecia y AeroFarms para poder  materializarlos.

Imagen de erenovable.com

Hay también otras iniciativas que intentan producir “productos animales sin animales”. Impossible foods, una compañía californiana, ya vende hamburguesas vegetales y auténtico queso vegano. Por su parte, Start up, Muufri, trabaja en sintetizar proteínas de leche  partiendo de levaduras en las que implantan series de ADN de origen bovino. A este implante también le añaden grasas procedentes de verduras, además de minerales y azúcares, y es así como se consigue una leche 100% vegetal con sabor y textura de vaca. Si todo esto le atrae y quiere estar al tanto de todo lo que se “cocina” acerca de cómo producir carne sin ganado, la web de Future Food, centraliza toda la información al respecto.

¿Por qué no ingerir insectos?
Imagen de unsplash.com

También existen otras ideas 100% naturales para alimentar a una población que se encuentra en constante aumento, que están al margen de las soluciones de la alta tecnología. Comer insectos también puede ser una solución alternativa según la FAO. Y es que los insectos están cargados de proteínas y su producción es sostenible y económica. En muchos países de Asia, África y América Latina su práctica (entomofagia) ya es habitual.

Para el hombre, la falta de imaginación nunca ha sido un problema, lo que escasea es el pensar en el bien común. Winston Churchill, en su artículo Fifty years hence, ya escribía su pronóstico sobre el progreso de la humanidad y la lucha del hombre por los alimentos,

Dentro de CINCUENTA años, escaparemos al absurdo de criar un pollo entero para comer la pechuga o las alas cultivando esas partes separadas en un medio adecuado”;

han pasado ocho décadas de esto y ahora es cuando nos percatamos de cuánta razón tenía y apenas lo estamos empezando a plantearlo en serio.

Si te gustó este artículo recuerda compartir.

Fuente: elpais.com

Dejar respuesta

Porfavor deja tu comentario
Please enter your name here